Impermeabilizar el época seca

Si tienes pensado impermeabilizar tu terraza este es el mejor momento por la bonanza climatológica, no esperes a que lleguen las lluvias que perjudicarían los trabajos de impermeabilización, y realiza una prueba de estanqueidad cuando ya esté realizada la obra para comprobar que todo está correcto y que la cubierta cumple su función perfectamente.

La instalación de los materiales deberá ejecutarla un instalador oficial de la fábrica o del distribuidor que garantice el éxito de los trabajos. Consulta con algún técnico o distribuidor que conozcas de tu localidad, o un arquitecto técnico, que te oriente y vea la superficie a impermeabilizar y pueda darte una opinión objetiva e imparcial sobre qué producto será el mejor para  aislar tu terraza. Igualmente, una empresa de impermeabilizaciones con experiencia y profesionalidad podrá asesorarte convenientemente.

Compara presupuestos y garantías

Compara por lo menos tres presupuestos para poder decidirte por la mejor opción, la que cumpla todas tus expectativas. La garantía de la obra no deberá ser inferior a los diez años. Para aislar e impermeabilizar una terraza o azotea existen distintas técnicas, todas ellas en continua mejora por los avances tecnológicos que se van implantando.

Es muy importante también que el personal que vaya a instalar los sistemas de impermeabilización para tu terraza disponga de la adecuada cualificación para instalar correctamente los productos, evitando cualquier error que pueda echar a perder el potencial aislante de los productos utilizados.

Colocación de tela asfáltica

Uno de los sistemas más populares y eficaces para impermeabilizar terrazas es la colocación de tela asfáltica. Para instalarla, lo primero que debemos asegurar es una superficie completamente libre de suciedad, por lo que se hace necesario utilizar máquinas limpiadoras, cualquier pequeño trozo de piedra, grava o arena podría agujerearla.

Se va soldando al suelo en el momento de desenrollarla, aplicando calor con soplete por la cara que contacta con el suelo, extendiendo completamente y procurando que no queden bolsas de aire, solapando bien entre las bandas para que queden bien selladas, pegando bien los bordes, presionándolos al suelo y al ángulo del muro de pared con suelo con ayuda de espátula para que no quede ningún hueco. Se puede optar por telas asfálticas en materiales bituminosos, por lo que pueden quedar vistas a la intemperie, con apariencia pizarra o aluminio, que las protege de las inclemencias meteorológicas. Si no disponen de esta protección deberán cubrirse con algún tipo de mortero o pavimento.

Entre las ventajas de este sistema es su precio, de los más económicos de los sistemas de impermeabilización existentes en el mercado, y también la facilidad de su instalación, recomendándose siempre que se haga por personal experto en aislamiento.

Otro de los sistemas utilizados en impermeabilización de terrazas es la pintura impermeabilizante de poliuretano, un revestimiento líquido de poliuretano que se solidifica al secar y forma una membrana impermeable y resistente a las radiaciones solares y a la intemperie. Es un producto muy estable, no deja juntas, y tiene resistencia a los golpes, lo que le da una gran durabilidad. Debe aplicarlo un profesional experto, para asegurar el éxito y garantía de su aplicación. Antes de aplicarse, debe estar bien limpia la superficie, libre de cualquier elemento o suciedad, y  sellar previamente las grietas y fisuras; se aplica con rodillo o pistola, como si fuera una pintura convencional.

Cuando seca es muy conveniente aplicar una capa protectora que impida pinchazos o roturas accidentales. Este sistema de impermeabilización de terrazas está recomendado cuando se trata de superficies irregulares, con esquinas, bordes y recovecos.

Más información